10 tips para incrementar tu inteligencia financiera

Pensamos esta nota para ayudarte a formar una base de conocimientos básicos y, que a la hora de tomar decisiones, seas consciente de cómo impactan en tu economía.

Ya sea porque nunca nos enseñaron a administrar el dinero o porque simplemente tenemos la cabeza ocupada en otras cosas son muchas las razones por las que descuidamos nuestras finanzas.

La realidad es que cada vez se hace más necesario contar con las herramientas adecuadas para administrar correctamente el dinero. Por eso hoy, junto a nuestros inversores profesionales, te traemos 10 tips básicos para mejorar tu manejo del dinero.

1 – Planificá tu vida financiera

Sabemos que es muy difícil prever el futuro y más si no tenemos práctica en el tema. Por eso, te recomendamos empezar por planificar lo básico. Solo con un mes por adelantado.

Hoy ya deberías saber cuánto vas a gastar el próximo mes, en qué lo vas a gastar y de dónde va a venir el dinero para cubrir esas operaciones.

Mientras vayas aprendiendo a administrar tus finanzas, vas a poder planificar cómodamente de 6 meses a 1 año y cuando seas un experto podrás tener planificaciones de 3 a 5 años.

2 – Controlá tus impuestos

Quienes trabajan en relación de dependencia tienden a pensar que no pagan impuestos cuando en realidad pagan y mucho. Dependiendo del país en donde te encuentres, puede que pagues más o menos pero siempre hay una realidad, estás pagando impuestos.

No importa qué hagas para vivir, tenés que controlar tus impuestos y tener bien en claro qué estás pagando.

Revisá tu recibo de sueldo y mirá qué te están descontando, chequeá si existe la posibilidad de bajar tu carga impositiva de algún modo, incluso puede que si sos empleado tengas algunos beneficios fiscales para arrancar un emprendimiento.

Parte de saber administrar tus finanzas es no dejar los gastos al azar.

3 – Revisá los gastos bancarios

Generalmente, las personas no se preocupan por controlar su resumen bancario siempre y cuando, al final del mes, venga un valor que su mente entiende como “razonable”. No importa si el banco les cobró unas monedas de más.

La realidad es que llevar este control es muy importante. Los bancos suelen cobrarnos infinidad de cosas con la excusa de gastos administrativos por lo que debemos chequearlos y controlarlos porque a lo largo del año suman una muy buena cantidad de dinero.

Muchas veces estos gastos van asociados a un tipo específico de movimiento de dinero o uso de tarjeta, por lo que saberlo puede hacernos evitar caer en esa trampa.

Y si el banco se está abusando con los gastos, simplemente nos cambiamos de banco. Hoy está lleno de alternativas.

También verificá que no te estén cobrando cosas que comenzaron siendo “gratis” cuando te creaste la cuenta pero pasado un tiempo dejaron de serlo, como los gastos de tarjeta o algún seguro.

4 – Usá apps

Hoy en día son las nuevas cuponeras. No es raro ver descuentos del 30%, 40% o incluso más en tus gastos solo por usar una aplicación.

Si vas a hacer la compra del supermercado, en vez de pagar con la tarjeta o en efectivo, puede que usando una app te ahorres un 30% de la compra.

Ponete a pensar que cualquier porcentaje de descuento de tus compras mensuales regulares, es dinero que se queda en tu bolsillo y que podés usar para algo más importante.

Muchas veces solo se trata de perder unos minutos en la pc averiguando qué empresa o app nos da un descuento en la compra y cómo conseguirlo fácil.

5 – Anualizá

Al anualizar tus gastos e ingresos, dimensionás la importancia que tienen en tu economía.

Si te tomás un café diario en la calle, anualizalo y vas a ver cómo te asusta lo que gastas en café. Lo mismo para cualquier gasto que pienses que es insignificante. Tomalo y anualizalo para ver cuál es el impacto real que tiene en tu bolsillo.

Lo mismo con los ingresos. Puede que tengas un ingreso residual de intereses que está generando alguna inversión y que a priori parezca muy poco. Anualizá el nominal y fíjate cuánto te está dando, puede que te sorprenda.

6 – Cerrá períodos

Planificar a futuro es importante y controlar que pasó, también. La idea es que a esto lo hagas como mínimo de manera mensual. El primero de cada mes tenés que analizar el mes pasado. En qué gastaste más o menos de lo que debías según tu planificación, si tenés más o menos ingresos. Tenés que analizar todo.

Los expertos en este tema no solo hacen cierres mensuales sino trimestrales y anuales. Pero vos, al principio, tratá de hacer al menos los mensuales.

Así vas a poder evaluar qué salió bien para replicarlo y qué salió mal para corregirlo.

7 – Ahorrá para invertir e invertí para ser libre

Desde chicos todo el mundo nos aconseja ahorrar, pero aun así no lo hacemos.
Esto sucede porque no tenemos motivación. El único momento en el que ahorramos con ganas es cuando queremos comprar algo. Ahí ahorramos y miramos cada 5 minutos cuánto nos falta.

El objetivo general de ahorrar es invertir y el objetivo de invertir es ser libre financieramente. Con esta mentalidad seguro se te hace más fácil ahorrar. Por ejemplo, si sos empleado estarías ahorrando, no por si pasa algo, sino para dejar de trabajar lo antes posible y vivir de intereses como se suele decir.

Tenés que asociar el ahorro con la libertad para que tu mente entienda lo importante que es y te aseguro que a tu cerebro no hay nada que le guste más que vivir sin hacer nada.

8 – Tomá deudas buenas

Para que una deuda sea buena te tiene que hacer crecer en algún aspecto. Ya sea monetario o emocional. Si no, la deuda carece de sentido y se vuelve una deuda tóxica.

La idea es ir buscando y cuestionarnos si realmente la deuda que vamos a adquirir es indispensable para nuestra vida o es simplemente un capricho, una moda o un tema cultural.

Otro punto que hace que una deuda sea buena es que el CFT (costo financiero total) sea menor que la inflación proyectada. De esta forma, la inflación se come la deuda por decirlo de algún modo. Siempre tenemos que tratar de buscar préstamos cuyo CFT sea menor que la inflación futura. De esa forma sería una deuda muy buena para nosotros.

Si podemos combinar un objetivo de crecimiento y una CFT menor a la inflación futura, entonces estamos ante la mejor de las deudas.

9 – Generá varias fuentes de ingresos

Este es un punto muy importante. La mayoría de los grandes inversores coinciden en que si querés gastar más, no tenés que endeudarte, tenés que aumentar tus ingresos.

Tener más de una fuente de ingresos es fundamental para que nuestra vida financiera fluya correctamente. Para que te des una idea los mejores inversores tienen entre 3 y 7 fuentes de ingresos diferentes, entendiendo como fuente de ingresos todo aquello que te genere dinero de manera periódica con o sin tu intervención.

Por ejemplo, ser empleado y cobrar un sueldo es una fuente de ingresos. También lo son los intereses de las inversiones o los ingresos de una empresa. Existen multitud de fuentes de ingresos diferentes. Vos elegí las que mejor se ajusten a tu vida y tratá de ir de a poco agregando más y más.

10 – Arriesgá un poco

Sé que muchos te dicen que tenés que asegurar tus finanzas, tener algunos fondos de cobertura y demás. Pero la idea es ir un poco más allá.

Destiná un 1% de tu dinero a arriesgarte en inversiones o empresas que en un futuro te puedan volver millonario por decirlo de algún modo. Se trata de agarrar un 1% y meterlo en cosas cuyas rentabilidades son extremadamente altas pero sus riesgos también lo son.

Tienen que ser una parte tan pequeña de tu capital que no te duela perderla, ni te afecte a largo plazo. Puede que hoy te llamen loco pero mañana visionario


¡No dudes en aprender a administrar tus finanzas!

Si necesitás más información sobre cómo administrar tus finanzas correctamente no dudes en contactarnos.
Nuestros profesionales te asesorarán gratuitamente para que puedas invertir tranquilo.

Compartir

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

¿Listo para invertir con nosotros?

Hagamos crecer tu inversión

Copyright 2021 © VINVER. Versátil Inversiones y Transacciones S.A.
ALYC N° 348 CNV / ACDI N° 83 CNV